Controlar la Ira para no hacer daño.

El manejo de la ira será de gran ayuda para evitar dañar a otros, o a nosotros mismos, ya sea que se trate de una Ira libre o reprimida.

En ambos cacos es de suma importancia aprender a canalizarla, y con el tiempo controlar nuestras emociones para evitar que se presente en nuestras vidas.

La primera es cuando por alguna situación nos enojamos y externamos ese enojo de forma inmediata en forma de gritos, golpes, etc., mientras que la segunda es cuando tenemos el sentimiento en nuestro interior pero no lo externamos, el problema de esta última es que además de hacer daño a nuestra salud, existe el riesgo de que se vaya acumulando y pueda estallar en cualquier momento.

A menos que aprendas  algunas técnicas del manejo de la ira, te será muy difícil superar los problemas que origina, y podrá estallar cuando menos lo imagines.

Como uno de los pasos más importantes para el autocontrol, es el manejo de las emociones negativas como la Ira, que solamente nos hacen daño y no nos permiten avanzar hacia nuestros objetivos.

Por lo tanto es una necesidad que limpies tu mente y apliques el dicho popular borrón y cuenta nueva. Si te resulta difícil deshacerse de este tipo de sentimientos, tendrás que dedicar más tiempo y enfocarte en eliminar lo que no te ayuda en tu vida, a fin de evitar hacerte daño y a los demás.

Cuando decides comenzar a controlar tu ira, es muy probable que encuentres que las técnicas de auto-ayuda, te proporcionen una solución.

Poder manejar y controlar la ira, no significa que debas suprimirla por completo en un instante, sino aprender  a canalizarla de forma adecuada sin dañar a otros o a tu persona.

 Recuerda que si tienes ganas de golpear a tu prójimo por cualquier mal que te hubiera hecho, y lo mantienes dentro de ti, es posible que estalles contra él en un momento inesperado.

Cuando aprendes a manejar tu ira descubres como manifestarla de manera libre  y sin lastimar a nadie.

Por ejemplo puedes golpear una almohada o una cama, así tu ira se empezará a canalizar de una forma diferente, en lo que empiezas a trabajar en el manejo de tus emociones para evitar que se presente con mayor frecuencia.

Tal vez son muchas las personas que creen que la terapia mental por sí sola es la única forma de aprender a manejar la ira. Pero no es así siempre, ya que muchas personas con la orientación adecuada y la voluntad de lograrlo, pueden aplicar consejos y técnicas que les permiten controlarla.

Además de la parte mental, que es muy importante para el control de la Ira, podemos hacer uso de nuestro cuerpo para canalizar de forma adecuada esa energía negativa que produce, al realizar ejercicios físicos como la Yoga, Caminata, etc. Que nos permita desahogar esa energía, a la vez de que nos enfocamos en algo diferente.

El secreto detrás de este complejo manejo de la ira, es que todo lo que necesitas cuando estás enojado, es la desviación de tu estado de ánimo a otra cosa, en lugar de poner toda su concentración sobre la situación que habría causado tu enojo.

Tú Puedes controlar tu enojo!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15