El comienzo del Manejo de la Ira

A menudo recibes entrenamiento para controlar la ira de una manera natural, a través de varios incidentes en tu vida. La vida en sí misma es una gran maestra que enseña por medio de lecciones, de manera excepcional.

El control de la misma se inicia el mismo día en que nacemos. Cuando eres un bebé recién nacido, lloras sin ninguna razón, porque es la única forma de comunicación que tienes.

Pero tus padres a través de diversas técnicas, como llevarte en sus brazos o pasearte por el jardín, logran calmarte, entonces cada vez que lloras esperando lo mismo comenzaras a enojarte si ellos no lo hacen.

Como los padres en general tienen una buena voluntad, no permiten a sus bebes  llorar y dar rienda suelta a su enojo. Aquí es donde el entrenamiento del manejo de la ira se inicia por primera vez.

Cuando vas a la escuela, los maestros te dan un montón de órdenes, hacer los deberes, permanecer sentados y en silencio, no molestar, etc.  Y si no se cumplen serás castigado por ello.

Es posible que esto te enoje en ese momento, pero si demuestras tu malestar, sabes con certeza que obtendrá más castigos. Este es también un ejemplo del manejo de la ira en plena formación del ser humano.

De esta manera, te vas capacitando para controlar y manejar eficazmente, tu ira. Sin embargo, es posible que algunas personas no hayan podido controlarla.

Las razones por las cuales llega a su tope más alto, varían según el individuo, es decir dependiendo del carácter de cada uno.

Algunos se enojan cuando tienen hambre, otros no pueden controlar su ira cuando son ridiculizados, muchos encuentran difícil de suprimir sus sentimientos, cuando alguien los golpea; mientras que para otros, incluso una falla simple de los demás hará que se molesten.

Si eres el tipo de persona que se enfada sin razón válida, entonces es posible que realmente necesites formación para controlar la ira. 

La buena noticia es que puedes empezar a trabajarla tu mismo si realmente lo quieres y pones el empeño necesario. Esto te permitirá llevar tu vida de manera pacífica.

Así como desde bebes, empezamos a controlar ciertos sentimientos, es posible que lo hagamos como adultos, solo requerimos de la información y orientación necesaria, además de la voluntad real para cambiar este problema que nos causa conflictos con otras personas y con nuestros seres queridos.

Seguramente aprenderás a controlar la ira y también la manera de pacificar tus sentimientos. Hoy por hoy puedes entrenar a tus sentidos, para llevar una vida libre de enojo y molestias continuas!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15