La Ira te hace más pequeño

Esto es algo que vale la pena reflexionar, es un frase corta pero con mucha verdad, cuando permites que te domine, la ira te hace más pequeño.

Piénsalo bien, aunque pudiera parecer lo contrario en realidad no es así.

Arrepentimiento

Cuando la Ira se apodera de tu persona, pudiera parecer que tienes el control y no permites que nadie se aproveche de ti, pero en realidad estás reflejando la falta de control que tienes.

Cuando respondes con Ira ante diferentes situaciones únicamente te haces daño y dañas a los demás, de tal forma que no puedes crecer como persona de esta manera.

Para Pablo, el responder con Ira cuando era necesario, no era algo que lo hiciera sentir más pequeño, sino que se sentía por encima de los demás cuando usaba la Ira.

Si tenía un problema en la oficina y las cosas no iban como esperaba, solo tenía que gritar a sus subordinados y los ponía correr para que realizaran lo que esperaba.

Cuando en su casa había falta de disciplina o algo no le parecía, al levantarse, gritar o incluso golpear, podía mantener el control de sus hijos y su esposa no se entrometía.

Si por alguna razón en algún restaurante o negocio no lo atendían como él esperaba, de igual forma se enojaba y se valía de gritos para hacer valer sus derechos.

Cuando iba manejando solo tenía que ser agresivo y gritar de ser necesario para que la gente no se le atravesara y lo respetara, de otra manera se podrían aprovechar de él.

Pablo no se daba cuenta de cómo le estaba haciendo daño el uso de la Ira para manejar las situaciones que consideraba inadecuadas.

Antes que nada como podrás imaginar Pablo pasaba la mayor parte del tiempo enojado y gritando.

Por otro lado sus relaciones con las demás personas no eran las mejores, su familia le tenía miedo al igual que sus colaboradores, no tenía gente cercana que confiara en él.

Como en muchos otros casos de personas que sufren de Ira, Pablo no aceptaba tener responsabilidad sobre el problema, sino que culpaba a los demás de su mal carácter.

Te puedas imaginar una vida llena de enojo y sin relaciones de amor cercanas.

Pero además de lo anterior otro problema que agobiaba a Pablo era su salud.

A últimas fechas se había estado sintiendo mal de su cabeza, con dolores constantes de estómago, y diferentes dolores que lo molestaban constantemente.

No es de sorprender que una persona con esa clase de vida empiece con problemas de salud.

Está demostrado científicamente que la gente que disfruta su vida, es feliz, y sonríe constantemente es más sana.

Todo lo contrario a la vida que llevaba Pablo.

Afortunadamente Pablo reaccionó después de un conato de infarto que sufrió, se dio cuenta que no era feliz, que parecía que solo vivía para sufrir.

Empezó a reflexionar como aquello que lo hacía sentirse como gigante ante los demás para mantener el control, en realidad solo lo mantenía enojado y molesto todo el día.

Se dio cuenta que no quería seguir pasando su vida de esta manera, y mucho menos que su familia le tuviera miedo todo el tiempo.

En realidad la Ira lo estaba haciendo pequeño y no le permitía crecer como persona, sentirse feliz, amado, respetado y disfrutar sus relaciones.

Se sentía realmente arrepentido por cómo había llevado su vida y quería hacer un cambio, sentía una fuerte tristeza por no disfrutar y sabía que de no hacer un cambio terminaría su vida con mucho sufrimiento.

Lo primero que tuvo que hacer es perdonarse a sí mismo y darse la oportunidad de empezar una nueva forma de vivir.

Cuando te perdonas a ti mismo, es más fácil que perdones a otras personas por situaciones que desde tu punto de vista realicen algo incorrecto.

Cuando eliminas la Ira, puedes empezar a crecer como persona, tus relaciones empiezan a mejorar y a su vez tu felicidad, eres más respetado y no te hieren fácilmente, además de te das cuenta que la falta de Ira no te hace perder el control, sino que te ayuda a mantenerlo.

No es un proceso fácil y automático, pero cuando en realidad lo deseas, y empiezas a realizar las acciones necesarias para eliminar tu ira, puedes empezar a ver un gran cambio en tu vida.

Y recuerda:

La ira te hace más pequeño, mientras que el perdón te empuja a crecer más allá de lo que eres.

Por favor deja tus comentarios acerca de qué opinas, o si tienes alguna pregunta,  con gusto la contestaré personalmente.

Escrito por: Marco Lara

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15