Manejo de la ira en los niños

Es bueno que todas las personas puedan aprender a manejar la ira desde la niñez. Si esto sucede, es decir si un niño controla y domina esta emoción desde muy temprano, podrá calmarla cada vez que se le presente y además podrá concentrarse en la parte constructiva de su vida.

Si su hijo se enoja, en cualquier circunstancia, no se deje confundir. Es muy importante enseñarles a los niños a reorientar su enojo y evitar que se convierta en Ira.

Encontrar las razones que desencadenan las molestias de su hijo y tratar de explicar la situación en un momento posterior cuando pueda escuchar con calma, es un paso importante para empezar a manejar esta emoción negativa.

Inevitablemente ellos también pueden enfrentarse a situaciones donde la ira se hace presente. Algunos ejemplos de dichas situaciones pueden ser:

– Cuando llegan los conflictos sobre sus posesiones como los juguetes, ropa, etc.,  
– Cuando son propensos a un asalto físico, tales como golpes o empujones

– Cuando alguien se apodera de su propiedad u ocupa su espacio

– Cuando el niño se encuentra con alguna manera de rechazo, como ser ignorado y no se le permite jugar con otros niños

– Cuando se ven obligados a hacer algo que no quieren hacer.

En fin las situaciones pueden ser muchas y muy variable, por lo que el aprender a controlar su enojo e ira les ayudará a desarrollar una habilidad de suma importancia para su vida.

Lo que el niño piensa como mal y se enoja puede parecer una situación correcta desde el punto de vista de los padres, ya que no queremos que sufran o se sientan mal, por lo que podemos pasar por alto situaciones de enojo críticas, y solo buscar complacerlos. El problema de lo anterior es que no lo estamos ayudando a manejar el problema, sino que solo le enseñamos que cuando se enoja obtendrá lo que desea, lo cual solo refuerza el hábito y generará un problema cuando se enfrente al mundo real en donde las cosas no funcionan así.

Así, si un niño se enfada a menudo y se nota cierto modo de ganas de llorar, mal humor, irritación, o regaños a través de expresiones faciales, sin duda requiere comenzar a aplicar formas de controlar su enojo.

Sus padres, quienes son los encargados de establecer un clima de seguridad emocional para sus hijos. Son los que reconocen todos sus sentimientos y establecen los límites saludables y flexibles para la crianza de su hijo.

También ayuda a los niños a desarrollar habilidades de autorregulación. Estas habilidades sirven para prepararlos para enfrentar la situación con valentía y cambiar las consecuencias de los acontecimientos.

No hay que olvidar que el método único y universal de mostrar el enojo de los niños pequeños es llorando.

La mayoría de los padres dan ponen más atención a los intereses del niño, sólo cuando este empieza a llorar. El niño sabe que el llanto es una poderosa herramienta para obtener lo que quiera.

Pero esta es una actitud equivocada que debería ser cambiada, enseñándole al niño a enfocar su molestia de una forma adecuada, principalmente al platicar con ellos después de que la situación se presentó y una vez que ya está más calmado, no obstante si el niño obtiene lo que quiere al demostrar su enojo, por más que hablemos con él, habremos reforzado el comportamiento y no evitaremos que se repita, sino que lograremos que lo utilice como una herramienta para obtener lo que quiere.

Lo importante en el manejo de la ira o enojo en los niños es que aprenda a controlar su rabia y pueda sustituir el sentimiento con otras medidas positivas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15