¿Se ha convertido la Ira en parte de tu rutina diaria?

Si en tu vida aún está presente la Ira, es una pregunta que debes de hacerte para darte cuenta si es algo que lleva tanto tiempo contigo que lo has convertido en parte de tu rutina y no te das cuenta de lo mucho que te está afectando.

El resentimiento, dolor, tensión muscular, dolor de cabeza, y dolor de mandíbula al apretar tanto los dientes, pueden ser un reflejo de aferrarte a mantener tu Ira. Lo primero que debes hacer es identificar si es algo que te está pasando y ya es parte de tu vida.

Rutina Ira

Rutina Ira

En caso de que la Ira se haya convertido en parte de tu rutina, probablemente no te des cuenta de forma automático, pues es un hábito que has desarrollado a lo largo de muchos años.

No obstante cuando te lo preguntas, lo reflexionas y eres consciente, es un excelente punto de partida para empezar a cambiarlo. Así como desarrollaste el hábito de estar enojada constantemente, puedes también desarrollar un hábito diferente que te haga sentir mejor e igualmente a las personas a tu alrededor.

Un hábito se desarrolla con la repetición constante hasta que con el paso del tiempo es parte de tu vida y lo realizas de forma automática. Lo que tienes que hacer ahora es desarrollar nuevos hábitos que te permitan eliminar la Ira de forma automática.

Por ejemplo el respirar profundamente cuanto te molestes para detener tu enojo, y recordarte a ti mismo que la Ira no soluciona nada. O practicar cuando empieces a sentirte molesto por algo empezar a reír antes de que el enojo se convierta en Ira.

Pudiera parecer algo difícil o imposible pero en realidad si tienes la determinación de cambiar y empiezas a realizarlo, te darás cuenta que son algunos primeros pasos que te pueden funcionar, y esto te dará la motivación para buscar más a profundidad más soluciones que te permitan eliminar al ira por completo de tu vida.

La ira nunca está sin razón pero no es buena idea mantenerla.

Cuanto aprendes a incluir en tu vida el perdón y la risa, te darán ligereza en tu vida y te sentirás mejor y sin cargas que te molesten, disfrutarás más cada día.

En este momento tienes dos alternativas, seguir como hasta el momento, o empezar a intentar algo para cambiar la rutina de Ira y desarrollar nuevos hábitos para mejorar tu calidad de vida.

Te invito a que combatas la Ira y des los pasos necesarios para cambiarla, no permitas que domine tu vida y decisiones, controla tu Ira ya.

 

Escrito por: Marco Lara

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15